Diferentes tipos de inversiones

En el momento de aventurarnos, son muchos los tipos de inversiones por las que podemos optar. Por algún u otro motivo, todos estamos familiarizados con ese término. Y es que no hace falta ser un empresario para entender de qué se trata dicho término. Sin embargo, en el ámbito empresarial, vale la pena ahondar mucho más en todo lo referente a esta actividad, ya que de ella se pueden desprender todo tipo de beneficios.

Lo cierto es que, para cada contexto o situación, existen todo tipo de inversiones entre las cuales puedes elegir. Independientemente de si eres una persona particular o un empresario, entender esta información es de vital importancia. Por esto, a continuación, te enseñaremos todo lo referente a los tipos de inversiones, sus características y, al final, te tenemos preparadas algunas recomendaciones.

Tipos de inversiones y características

Antes de desglosar todo lo referente a los tipos de inversiones, vale la pena destacar que existen diversos grandes grupos de inversiones. De esos grandes grupos es que se desprenden los tipos de inversiones que usualmente se utilizan y que todos conocemos.

Por un lado tenemos a las inversiones financieras, que se caracterizan por abarcar valores como acciones, bonos, letras de cambio, depósitos bancarios y otros instrumentos financieros que le permiten al inversor obtener ganancias a futuro. 

Las inversiones físicas, por su parte, abarcan activos fijos y/o producción. Pueden incluir la compra de patentes, derechos de autor, entre otros.

Realizar inversiones

Asimismo, tenemos las inversiones activas, las cuales se caracterizan porque aquí el inversor es quien busca y selecciona activos con el fin de obtener una ganancia superior a la media del mercado.

Su contraparte, las inversiones pasivas, consisten en mantener una misma corriente de inversión, donde no se busca superar los límites de rentabilidad de la media del mercado. Esta variante carece de riesgos, a diferencia de la anterior.

Según el horizonte temporal o el margen de tiempo en el cual esperamos obtener ganancias, tenemos que existen las inversiones a corto, mediano y largo plazo.

Las inversiones de corto plazo están planeadas para obtener ganancias en menos de 1 año, las de mediano plazo entre 1 y 3 años y las de largo plazo en más de 3 años.

Ahondando un poco más en los tipos de inversiones más específicos, tenemos también la siguiente clasificación:

Inversiones de renta fija

En este tipo de inversión, el emisor de los instrumentos financieros en los cuales se están invirtiendo, se halla en la obligación de pagar una renta fija de forma periódica. Esta renta fija debe ser acordada por las partes involucradas. De manera más simplificada, podemos decir que se trata de una inversión de riesgo calculado y de baja rentabilidad. Las inversiones de renta fija son ideales para empresarios inexpertos.

Inversiones de renta variable

Vendrían siendo la contraparte de las inversiones de renta fija. Y es que, es imposible conocer con exactitud la rentabilidad de la inversión ni el retorno de la misma, lo cual hace que la cataloguemos como una inversión de riesgo.

Inversiones en la bolsa de valores 

Se basa en la compraventa de acciones o de instrumentos financieros dentro de un mercado de valores. Usualmente es un método utilizado a nivel empresarial cuando se busca obtener algo de dinero extra para financiarse a sí mismos o a un proyecto dentro de la empresa. Para empresarios principiantes puede venir muy bien, ya que es de fácil acceso y no se necesita de mucho capital para tomar participación en ello.

Inversiones en divisas

Se ha convertido en uno de los tipos de inversión más populares a nivel mundial debido a su gran liquidez y a lo rápido de sus operaciones. Generalmente se realizan a corto plazo y consisten en la adquisición de monedas internacionales de alto valor como el dólar, el euro, la libra esterlina, entre otras, las cuales son vendidas a posteriori con un valor superior al de compra.

Inversiones en materias primas

Suelen ser llamadas también commodities, haciendo alusión a aquellos bienes tangibles que pueden ser comercializados o intercambiados por otros bienes de valor similar. Básicamente consiste en lo dicho, comercializar con materia prima obtenida de la naturaleza y venderlos como activos donde se les añadirá un valor comercial.

Inversiones en bienes inmobiliarios

Al igual que las inversiones en divisas, las inversiones en bienes inmobiliarios es una de las opciones más concurridas hoy en día, por no decir que se encuentra en el top 1. Invertir en bienes raíces tiene la ventaja de que los inmuebles no pierden valor. De tal modo que, a mediano o largo plazo, es perfectamente posible recuperar lo invertido y superar dicho importe, ya sea a través de alquileres o mediante la venta del mismo.

Tipos de inversiones

Recomendaciones

No existe una regla escrita que nos diga qué tipo de inversión debemos utilizar en determinados momentos de nuestra vida o del progreso de una empresa. Sin embargo, los más entendidos en el área, recomiendan que los tipos de inversión financiera varíen de acuerdo a la edad de los inversores.  

Esto se plantea debido a que la visión de la economía va cambiando con la edad y la adquisición de nuevas experiencias y responsabilidades. 

En este orden de ideas podemos decir que es más viable invertir en ciertos tipos de activos financieros cuando somos más jóvenes y estamos dispuestos a tomar más riesgos que cuando envejecemos. Esto se debe a las expectativas de vida y a las convicciones que cada uno pueda poseer.

Invertir

Algunos estiman que la mejor edad para iniciarse en el mundo de las finanzas y empezar a invertir es a partir de los 25 años en adelante. Es en esta etapa de nuestras vidas donde las aspiraciones nos llevan a pensar en inversiones que nos proporcionen mayores ganancias para poder satisfacer nuestras necesidades. 

Por esto, los riesgos no suelen ser un impedimento a la hora de aventurarnos en una inversión. Siempre y cuando el atractivo de la recompensa sea mayor al temor de la posible pérdida. 

Al formar una familia y al adquirir nuevas responsabilidades, esto va cambiando notablemente. De este modo, nos vamos haciendo más conservadores y ya renegamos un poco de ciertos riesgos, que no merecen tanto la pena a fin de no poner en riesgo el capital familiar.

En ese sentido, vale más la pena optar por inversiones de bajo riesgo, con un nivel de ingreso fijo, poco cuantioso, pero constante. 

Conclusión

Con lo mencionado en todo lo anterior, nuestra principal recomendación es que, en el momento de elegir un tipo de inversión, tengas muy en cuenta el contexto donde te encuentras. Tus convicciones, la capacidad que tengas para tomar riesgos y demás. Esto son factores fundamentales antes de decantarte por uno u otro tipo de inversión.

Si bien es cierto que mientras mayor sea el riesgo de inversión, mayor es la ganancia, el sentido común debe imperar ante todo. En tal sentido, algunas veces es mejor ser conservador que tomar riesgos innecesarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *