Principales indicadores financieros

Cuando se trata de la toma de decisiones efectivas en las estrategias comerciales de una empresa, el poder manejar apropiadamente el concepto de indicadores financieros y su análisis, es vital. Y es que, basándonos en estos resultados, podemos obtener una lectura fidedigna acerca de la eficiencia de una empresa, a fin de determinar las posibles fortalezas y debilidades.

Existen múltiples indicadores financieros que puede convenir determinar según el tipo de empresa de la que estemos hablando. Lo cierto es que, en cualquier caso, su análisis debe interpretarse de la forma más objetiva posible. En tal sentido, hoy hemos decidido traerte toda la información concerniente a los principales indicadores financieros y cómo deben analizarse.

¿Qué son los indicadores financieros?

Los indicadores financieros fungen como herramientas que permiten a los empresarios llevar a cabo un análisis financiero de la situación de su empresa para determinar si su funcionamiento es el adecuado.

Estas herramientas también terminan siendo unos de los métodos de gestión más efectivos, a los cuales puede optar una empresa en el ámbito de los resultados obtenidos.

Por otro lado, también son más que convenientes al momento de permitir que los inversores y accionistas formen su propia opinión de cómo se gestiona la empresa y de su comportamiento en el mercado.

Indicadores financieros

Cabe destacar que los datos empleados por estos indicadores financieros provienen directamente de los estados financieros de la empresa. En tal sentido, podemos decir que los resultados obtenidos suelen ser genuinamente verídicos.

En síntesis, la clave del análisis de los indicadores financieros se encuentra en la elección adecuada de los mismos y esto, a su vez, depende de las actividades que lleve a cabo la empresa.

¿Para qué sirven los indicadores financieros?

Los indicadores financieros, como ya lo hemos venido diciendo, poseen múltiples funciones que nos pueden ayudar a determinar el estatus de nuestra empresa desde distintos puntos de vista. A grandes rasgos, sus funciones son:

  • Permitir una evaluación sobre la situación financiera de una empresa.
  • Llevar a cabo una evaluación acerca de la rentabilidad de una empresa.
  • Determinar la liquidez de una empresa.

¿Cuáles son los principales tipos de indicadores financieros?

Con base en lo anterior dicho, cabe decir que, al existir diversos indicadores financieros, cada uno se encargará de medir distintos aspectos sobre la empresa.

Los principales indicadores financieros son:

  • Solvencia: se encargan de medir la habilidad que posee una empresa al momento de cubrir sus deudas o compromisos inmediatos. Este tipo de indicador le permite a la empresa saldar sus deudas a largo plazo. 
  • Liquidez: se refiere a la capacidad de pago en efectivo por parte de la empresa. Dicho indicador cumple con la función de satisfacer los compromisos de efectivo de una empresa a corto plazo.
  • Eficiencia operativa: tal como su nombre lo hace ver, se encarga de medir la eficacia de la empresa en diversos ámbitos. En tal sentido, permiten evaluar los niveles de producción de la empresa y la administración de sus recursos.
  • Rentabilidad: se encargan de medir las ganancias o activos generados por la empresa. A su vez, miden la utilidad o cambios de los activos en relación con los ingresos de la empresa, su capital o patrimonio y sus propios activos.

Subdivisiones

Cada uno de estos indicadores se subdividen de la siguiente manera:

  • Solvencia: abarca todo lo referente a la relación de los pasivos totales con los activos totales.
  • Liquidez: abarcan la razón circulante y la prueba de liquidez.
  • Eficiencia operativa: abarca la rotación de cuentas por cobrar, el periodo promedio de cobranza, la rotación de inventarios y la rotación de activos totales.
  • Rentabilidad: abarca el margen de utilidad, el rendimiento sobre inversión y el rendimiento sobre el capital contable.

¿Cómo analizar los indicadores financieros?

La manera más eficaz de analizar los indicadores financieros consiste, primeramente, en ponerte en el contexto de la empresa en cuestión. Y es que, previamente, es necesario que te familiarices con las actividades que se realizan dentro de esta para así poder medir los indicadores financieros más apropiados.

Tal y como lo hemos dicho con anterioridad, los datos que vayamos a obtener sobre estos indicadores financieros deben provenir de los estados financieros de la misma empresa. En tal sentido, es necesario que se haga una revisión exhaustiva de la actividad de la empresa y, si es posible, cotejarlo con años anteriores. Esto servirá para obtener resultados verídicos y para evaluar la evolución de la empresa.

Análisis de indicadores financieros

Es de gran importancia aclarar que no es recomendable estudiar todos estos indicadores financieros en todas las empresas como si se tratase de una constante. En ocasiones, según el tipo de empresa, bastará con analizar un par de ellos. Esto dependerá de las necesidades y del grupo a quien esté dirigido dicho análisis.

¿En qué contexto pueden ser utilizados los indicadores financieros?

En el contexto empresarial, existen diversas situaciones donde es conveniente realizar un análisis de los indicadores financieros. Un ejemplo de esas situaciones vendrían a ser las siguientes:

  • Solvencia: es de gran importancia poder determinarlo cuando la empresa se encuentra endeudada y se ha comprometido a realizar una serie de pagos fijos a sus acreedores. En tal sentido, lo que se busca con su análisis es evitar que estas deudas pongan en riesgo la rentabilidad de la empresa.
  • Liquidez: vale la pena efectuar su análisis cuando, por ejemplo, la empresa necesita retirar un préstamo a corto plazo. Esto se debe a que los acreedores se fijarán en su capacidad para generar liquidez antes de poder autorizar el préstamo.
  • Eficiencia operativa: su análisis por sí solo ayuda a estimar cuál es el grado de eficiencia de la empresa. Sin embargo, puede utilizarse también para realizar una comparación con la competencia, a fin de poder determinar su estatus en el mercado.
  • Rentabilidad: en el contexto empresarial, puede ayudarnos a determinar la proporción de ventas que terminan siendo un beneficio. Es decir, aquí se tienen en cuenta todos los gastos por impuestos, por transporte y demás y se restan a las ganancias brutas. De este modo, estaremos obteniendo como resultado las ganancias netas por cada venta realizada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *