Las finanzas personales son la piedra angular que da origen a un amplio conjunto de acciones financieras en la cotidianidad de las personas, ya sea a nivel individual o colectivo. De allí radica la enorme importancia que existe en saber administrarlas correctamente. Pero sucede que, en muchas ocasiones, decirlo es más fácil que hacerlo.

Lo cierto es que existen técnicas que van desde lo más superficial hasta lo más específico, que cualquiera puede seguir para encaminar sus finanzas hacia un mejor futuro. Si deseas empezar a administrar mejor tus finanzas personales y no sabes cómo empezar, esta es tu oportunidad. Aquí conocerás los aspectos más relevantes sobre las finanzas personales y sobre algunas técnicas para administrarlas correctamente.

¿Qué son las finanzas personales?

Las finanzas personales se refieren a la gestión que una persona o un grupo de personas llevan a cabo a fin de presupuestar, gastar o ahorrar sus recursos monetarios a través del tiempo.

Existen muchos factores que giran en torno a las finanzas personales. Por ejemplo, es de gran importancia tener en cuenta las acreditaciones de ganancias de ciertos productos bancarios. En este ejemplo entrarían las cuentas corrientes, las cuentas de ahorros, las tarjetas de crédito y demás.

Del mismo modo, la inversión de capital privado también juega un papel importante, como es el caso del mercado de valores, bonos y fondos mutualistas.

Finanzas personales

Los seguros de vida, de salud, de invalidez, los planes de jubilación, las prestaciones sociales y la gestión de impuestos sobre la renta, también deben ser muy tomados en cuenta en este sentido.

Podemos decir que las finanzas personales abarcan casi todos los aspectos de nuestra vida donde hayan recursos monetarios de por medio. Es por esto que el análisis de todas estas variables es tan importante. 

No solo deben tomarse en cuenta los gastos y los ingresos, sino también las herramientas y los productos financieros con los cuales cuente el individuo o su grupo familiar, con la finalidad de optimizar sus recursos lo mejor posible.

Consejos para administrar correctamente tus finanzas personales

Por suerte,, independientemente de lo deficiente que pueda ser tu gestión de las finanzas personales, existen todo tipo de tips que puedes empezar a aplicar desde hoy.

Algunos de ellos requieren algo de voluntad y otras acciones financieras concretas que deberás ejecutar sin miramientos. Estos son algunos de los consejos más eficaces que mejorarán notablemente la gestión de tus finanzas personales.

Dedícale tiempo a tus finanzas

Para tener una adecuada gestión sobre las finanzas personales, no hace falta nacer con una especie de don innato como muchos creen.

Construir un patrimonio requiere mucha paciencia, dedicación, audacia, voluntad y mucha constancia a través del tiempo.

Lo mejor que puedes hacer en este sentido es empezar a instruirte bien, ya sea mediante cursos o mediante libros, para entender los principios básicos que rigen al dinero en general.

Con estas bases, posteriormente, podrás empezar a calcular el valor real de todo tu patrimonio, teniendo en cuanta los activos y los pasivos. Esto te ayudará a determinar en qué posición económica te encuentras.

Acaba con todas tus deudas

Al endeudarte, estás comprometiendo tus ingresos futuros de forma inevitable. En tal sentido, debes destinar una buena parte de tus ingresos para ir saldando tus deudas cada vez que te sea posible.

Los bonos, aguinaldos o toda aquella ganancia extra que percibas, pueden ser las herramientas ideales para ir acabando con tus deudas.

De igual forma, es recomendable que te pongas en contacto con tus acreedores y les expliques tu situación, de modo que puedan darte las mejores soluciones para concretar tus pagos.

Elabora un presupuesto

La idea de armar un presupuesto, tiene como finalidad no acabar con saldo negativo al final de cada quincena, como muchos tienden a hacer.

Es importante que sepas con la mayor exactitud posible todos los gastos que realizas mensualmente. En este aspecto debes incluir absolutamente todo, pago de servicios, transporte, comida, alquileres, etc.

Presupuesto mensual

Una vez identificados todos tus gastos, es momento de empezar a eliminar aquellos que consideres que sean prescindibles. De este modo, podrás empezar a enfocar tu presupuesto mensual en cosas prioritarias solamente

Endéudate adecuadamente

A pesar de lo dicho anteriormente, no toda deuda es una desventaja. Y es que, aunque endeudarse implica una gran responsabilidad y genere dolores de cabeza, es algo a lo que le puedes sacar provecho.

Por ejemplo, puedes adquirir un crédito para comprar inmuebles o automóviles que te ayuden a consolidar tu patrimonio.

Las deudas para comprar electrodomésticos o irte de viaje, son aquellas que debes evitar a toda costa.

Regula el uso de tus tarjetas de crédito

Uno de los errores más frecuentes y que se asocian a una pésima gestión de las finanzas personales, tiene que ver con el mal uso de las tarjetas de crédito. 

Utilizar una tarjeta de crédito consiste, básicamente, en gastar dinero que no se tiene y, en muchos casos, olvidamos que a fin de cuentas terminamos pagando altas tasas de intereses.

En tal sentido, lo más recomendable es utilizar tarjeta de crédito solo en casos de emergencia. De igual forma, es recomendable realizar los pagos de tus tarjetas de manera íntegra tan pronto te sea posible.

Administrar finanzas

Contrata un seguro

Independientemente de lo que muchos puedan pensar, un seguro de vida es una gran inversión y no un gasto innecesario.

Todos sabemos lo costosa que puede llegar a ser la atención sanitaria. En muchos casos, estaríamos hablando de miles y miles de euros que pueden irse en tan solo unos días de hospitalización.

Es por esto que el poder tener un seguro que nos respalde, es un consejo el cual deberías seguir para no comprometer a tu futuro tus finanzas personales.

Adquiere divisas para protegerte de la inflación

Dependiendo de dónde te encuentres y del contexto, la inflación es uno de esos factores que pueden afectar nuestros ahorros de manera sustancial.

En ese sentido, ahorrar en monedas estables como es el caso del dólar, el euro o las libras esterlinas, puede ayudarte a contrarrestar estas situaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *