Educación financiera ejemplos

La educación financiera es uno de los factores que permite disfrutar de la vida con una estabilidad económica bastante próspera. Ha llegado a ser considera como una de las herramientas más eficaces cuando se trata de mejorar la gestión de nuestra economía personal y familiar. Siendo aplicable casi en cualquier ámbito.

Gracias a esta herramienta, cualquier persona puede llegar a entender los principios básicos de la economía para así aplicarlos en su vida diaria. Así que si quieres darle otro rumbo a tus finanzas, está información es para ti. A continuación, te presentamos todo lo que tienes que saber con respecto a la educación financiera, incluyendo ejemplos que puedes emplear.

¿Qué es la educación financiera?

Existen múltiples definiciones de la educación financiera según diversos organismos. Una de las definiciones más acertadas es aquella que dice que este término consiste en comprender los principios básicos de las finanzas y del manejo del dinero.

Educación financiera qué es

Sin embargo, estos conocimientos deben ser de fácil comprensión para el usuario, de modo que pueda aplicar estos conceptos en su vida financiera cotidiana.

Cabe decir que no solo basta con poseer los conocimientos, sino que además es necesario aprender todo tipo de habilidades que ayuden a llevar a la práctica la teoría aprendida.

En tal sentido, antes de aplicar todos estos conocimientos, es importante que la persona cumpla con lo siguiente:

  • Conocer toda la terminología básica relacionada con el ámbito financiero.
  • Comprender toda la teoría sobre el tema y sepa aplicarla en su vida diaria.
  • Saber analizar las repercusiones de sus decisiones financieras y sepa realizar los ajustes necesarios cuando haga falta.
  • Poder evaluar el éxito o el fracaso de sus acciones para así ganar experiencia y conocimientos que puedan ser aplicados a futuro.

Conceptos básicos de la educación financiera

Antes de entrar de lleno en todo lo que abarca la educación financiera, es de suma importancia manejar primero algunos conceptos básicos. Entre esta terminología, es esencial conocer:

  • Ahorros e inversión: sin ahorros, evidentemente, no hay inversión; sin inversión, no hay activos sin activos no hay riquezas. Este concepto tan esencial es el que nos ayuda a entender que el ahorro es el pilar fundamental de la riqueza tanto personal como a gran escala.
  • Deudas: a groso modo, existen dos tipos de deudas, las buenas y las malas. Una buena deuda financia activos y las deudas malas, por su parte, financian pasivos. La primera nos ayuda a aumentar nuestro patrimonio y la segunda nos empobrece mucho más. En síntesis, todas aquellas deudas que signifiquen un gasto que no sea autosustentable, no valen la pena.

Conceptos de educación financiera

  • Impuestos: siempre deben tenerse en cuenta, en todo momento. Se trata de un pago tributario hacia el Estado, destinado a contribuir en las necesidades colectivas de una población.
  • Inflación: es un factor importante a considerar según la región donde te encuentres, teniendo en cuenta que en algunos países la inflación puede llegar a diezmar las riquezas de las personas. Se encuentra relacionado con el aumento desmesurado de los precios de los bienes y servicios en un país.

¿Para qué sirve cuidar de tus finanzas?

Una de las utilidades de mayor peso que tiene la educación financiera, tiene que ver con la capacidad que posee de poder cambiar el rumbo financiero de una persona. Y es que con los conocimientos y habilidades que esta herramienta puede ofrecer, un individuo puede llegar a tener un control casi total de su situación económica.

El comprender información tan básica y esencial como el funcionamiento del dinero, algunas herramientas financieras y más, pueden marcar un punto de inflexión importante.

Así que, a groso modo, la educación financiera sirve para tomar decisiones acertadas desde el punto de vista financiero. Estas decisiones pueden ser útiles tanto individualmente como colectivamente, pudiendo aplicarse en casi cualquier ámbito de la vida.

¿Cuáles son los beneficios de la educación financiera?

Muchas son las ventajas o beneficios que la educación financiera puede ofrecerle a una persona en su vida diaria. Algunos de los principales beneficios a los que podrás acceder, son: 

    • Podrás empezar a planificar un futuro más prometedor con mayor solvencia económica.
    • Lograrás administrar de forma más adecuada tu dinero y recursos.
    • Aprenderás a seleccionar los productos y servicios financieros que se adaptan mejor a tus necesidades actuales y futuras.
    • Podrás adquirir un sano hábito de ahorro a largo plazo.
    • Aprenderás a tener una mejor visión financiera, para que al momento de experimentar ciertas emergencias o imprevistos, estas no te agarren por sorpresa.
  • Con la ayuda de los conocimientos básicos que ofrece la educación financiera, aprenderás a llevar un mejor balance entre tus ingresos y tus gastos

Beneficios educación financiera

  • Podrás reconocer los productos de entidades financieras más eficaces para ti y podrás acceder a ellos de forma inteligente.
  • Tus probabilidades de planificar y ahorrar para tu jubilación serán mucho más prometedoras que antes. 
  • Podrás empezar a optar por hipotecas menos costosas o más ventajosas, llevar créditos de forma inteligente y evitar el pago de intereses altos y comisiones impagables.
  • Empezarás a evitar las deudas innecesarias a fin de salvaguardar tu capital y tu patrimonio.

Ejemplos aplicables 

En la vida cotidiana, existe una infinidad de ejemplos que son perfectamente aplicables en las financias personales de un individuo.

Como ya hemos mencionado anteriormente, la educación financiera te ayuda a orientar mejor tus gastos e ingresos a fin de evitar problemas económicos. La falta de efectivo o de capital a fin de mes sería una de las consecuencias que fácilmente podrían ser evitadas con los conocimientos que ofrece la educación financiera.

En tal sentido, la educación financiera te puede ayudar a estimar todos tus gastos mensuales, permitiéndote prescindir de algunos gastos y dejar solo los necesarios.

Asimismo, una buena educación financiera de base puede ayudarte a ahorrar en el futuro. Estos ahorros pueden ser enfocados, por ejemplo, a la compra de viviendas, automóvil o incluso a un plan de inversiones que genere ganancias en el futuro.

La educación financiera también te ayudará a adoptar solo las deudas justas y necesarias. Por ejemplo, una buena deuda es aquella en la que utilizas dinero producto de una financiación para multiplicarlo. La inversión en bienes raíces, por ejemplo, viene a ser uno de los métodos más adoptados en este sentido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *